Lifting facial y cervical

Lifting facial y cervical

El lifting, conocido también como cirugía de rejuvenecimiento facial o ritidectomía, es el procedimiento dirigido a reducir la flacidez facial y del cuello. La grasa y la musculatura facial, afectados por el paso del tiempo y el efecto de la gravedad, pierden su tensión original.

El lifting facial logra el rejuvenecimiento facial mediante la extracción del exceso de grasa, tensado de los músculos subyacentes, y recolocación y estiramiento de la piel de la cara y del cuello para mejorar los signos de flacidez más visibles.

Indicaciones

Los mejores candidatos para un lifting facial son aquellas personas que presentan signos de flacidez pero que conservan una cierta elasticidad de la piel y con una estructura ósea fuerte y bien definida. 

La mayoría de los pacientes tienen entre 50 y 70 años, pero también pueden ser realizados con éxito en personas de más edad.

Primera Visita

Una visita personalizada es el primer paso para toda persona que esté planteándose un lifting facial. 

Durante la entrevista, el Dr. Sáez le preguntará por su estado de salud y sus expectativas. 

A partir de una valoración individualizada le expondrá la técnica y los resultados que se pueden conseguir con la intervención.

¿Como se realiza?

La técnica más habitual se expone a continuación. No obstante, hay que tener presente que puede haber ligeras variaciones según las características físicas de la persona. 

Las incisiones se realizan en la zona de inicio del cabello, se extienden por la línea natural anterior del contorno de la oreja, y continúan por la parte posterior del lóbulo hacia el cuero cabelludo. 

En el cuello se realiza una pequeña incisión debajo del mentón.

Inicialmente se separa la piel de la grasa y el músculo que se encuentran por debajo. 

Posteriormente se tensa el músculo y la membrana que lo recubre (SMAS) para obtener una apariencia más natural y unos resultados más prolongados. 

Para mejorar el contorno, se extrae la grasa de alrededor del cuello y la mandíbula.

Después de estirar la piel y retirar el exceso, se fijan los tejidos y se cierran las incisiones. 

En el lifting frontal (párpados, cejas, frente, entrecejo) la incisión se realiza en la frente, disimulada detrás del pelo. 

La piel de esta zona se separa de las estructuras subyacentes y se resecan los músculos responsables de las arrugas y el exceso de piel, obteniendo un aspecto más rejuvenecido del tercio superior de la cara. 

Post operatorio

Aunque cada persona puede recuperarse con ciertas diferencias, lo más habitual es seguir los siguientes tiempos:

Tras la intervención la estancia habitual en la clínica es de 24 horas, momento a partir del cual podrá ser dado de alta.

EL PRIMER DÍA:
Es recomendable hacer reposo moderado, en la cama o en el sofá, con la cabeza elevada y no manipular el vendaje que se le ha colocado.

DURANTE LA PRIMERA SEMANA:
Deberá respetar un reposo relativo.
Se le retirará el vendaje a 2 o 3 días.
Se le retirarán los puntos (aunque no suele ser necesario ya que no solemos colocar puntos externos).
Se recomienda la realización de drenajes linfáticos.

PASADA LA PRIMERA SEMANA:
Podrá incorporarse de manera progresiva a su puesto de trabajo y a su actividad habitual.

PASADO EL PRIMER MES:
La inflamación habrá disminuido y ya empezará a ver el resultado final más definido.
Podrá realizar ejercicios más vigorosos.

Resultado

Esta intervención proporciona una gran mejoría de los signos visibles del envejecimiento del rostro y del cuello, quedando los pacientes muy satisfechos con su nueva imagen.

El lifting no puede detener el proceso de envejecimiento, pero sí retroceder años en la apariencia facial.

Los resultados obtenidos se mantienen durante mucho tiempo. Sin embargo, debe tener presente que su cara no es inmune a los efectos de las fluctuaciones de peso o la edad. Por este motivo se recomienda un seguimiento periódico, donde recibirá indicaciones de la mejor manera de preservar los resultados obtenidos inicialmente.

El lifting facial puede combinarse con otros tratamientos para potenciar y prolongar los resultados, como pueden ser la mesoterapia, los factores de crecimiento, los peelings, los rellenos o los tratamientos de arrugas de expresión con botox.