Eliminación de ojeras

Eliminación de las ojeras

Con el envejecimiento, la piel pierde su tonicidad y adelgaza. En la región ocular se traduce con un ensanchamiento de las órbitas y la formación de huecos, surcos y pliegues.

Efecto

Gracias a la combinación de rellenos dérmicos con las técnicas de mesoterapia se aplica un gel diseñado específicamente para el tratamiento de las ojeras que permite devolver la elasticidad y vitalidad a la piel de alrededor de los ojos.

Los aminoácidos, vitaminas, minerales y antioxidantes son necesarios para la reestructuración, protección y regeneración de las células, mientras que el ácido hialurónico sustituye el volumen perdido y mejora la hidratación de la piel.

Indicaciones

Tratamiento de las ojeras, depresiones en el surco lagrimal y en el surco palpebromalar (surco horizontal debajo de los ojos) en hombres y mujeres de cualquier edad.

¿Como se realiza?

Con la ayuda de una aguja fina se inyecta directamente el gel en las ojeras y depresiones del surco lacrimal y del surco palpebromalar.

El procedimiento suele durar 20 minutos, no es doloroso y se puede incorporar a la vida cotidiana de forma inmediata.

El tratamiento estándar consiste en:

– Primera Sesión.
– Al mes de la primera sesión se valora el resultado y se decide si es necesaria una nueva sesión para potenciar el efecto.


– Sesión mantenimiento: Se realiza una sesión cada 9 o 12 meses, según el estado de la piel del paciente y el estrés al que es sometida la piel.

Resultado

Este tratamiento proporciona una gran mejoría, quedando las pacientes muy satisfechas con el nuevo aspecto de su mirada.

Se puede utilizar como tratamiento único, o bien combinado con otras técnicas para potenciar los resultados, como la blefaroplastia o el lifting facial, o no quirúrgicas, como los rellenos, la mesoterapia facial, botox o los peelings.

Para obtener mejores resultados es importante que el tratamiento se lleve a cabo de forma preventiva y se empiece a aplicar antes de que los signos del envejecimiento sean muy evidentes. De ahí la importancia de un diagnóstico precoz.