Blefaroplastia

Blefaroplastia – Cirugía de los párpados

La blefaroplastia es el procedimiento estético que elimina el exceso de grasa y piel de los párpados, dando el aspecto de una mirada más viva y rejuvenecida.

Indicaciones

La blefaroplastia es un procedimiento que se realiza en mujeres y hombres de todas las edades que quieren mejorar su imagen. La mayoría de pacientes desean rejuvenecer la mirada, afectada por el paso de los años, pero también se puede hacer en pacientes jóvenes con exceso de bolsas congénitas.

Indicaciones especificas:

Párpados superiores:
• Exceso de piel que oculta el surco natural que forma el párpado superior.
• Hinchazón del párpado, dando un aspecto de mirada cansada.

Párpados inferiores:
• Bolsas bajo la piel que alteran la curva natural del párpado.
• Exceso de piel, arrugas finas o ‘patas de gallo’.

Primera Visita

Una visita personalizada es el primer paso para toda persona que esté planteándose una blefaroplastia.

Durante la entrevista, el Dr. Sáez le preguntará por su estado de salud y sus expectativas.

A partir de una valoración individualizada le expondrá la técnica y los resultados que se pueden conseguir con la intervención.

¿Como se realiza?

La técnica más habitual se expone a continuación. No obstante, hay que tener presente que puede haber ligeras variaciones según las características físicas de la persona.

Párpados superiores:
Se realiza una incisión a nivel del pliegue natural del párpado superior, desde donde se retira el exceso de piel y grasa. La cicatriz queda escondida en el surco palpebral, siendo prácticamente inapreciable una vez finalizado el proceso de cicatrización

Párpados inferiores:
Generalmente la incisión se realiza en la conjuntiva (parte interna del párpado) y no suele precisar cicatriz externa para la eliminación de las bolsas.

En pacientes con muchas arrugas en el párpado inferior puede ser necesaria una incisión externa bajo las pestañas para eliminar la piel sobrante. La cicatriz queda disimulada por los pliegues naturales del párpado.

• Esta intervención quirúrgica se suele realizar bajo anestesia local con sedación y en régimen ambulatorio (es decir, no suele ser necesario el ingreso hospitalario).

• La intervención suele durar entre 60 y 90 minutos.

Post operatorio

Aunque cada persona puede recuperarse con ciertas diferencias, lo más habitual es seguir los siguientes tiempos:
Tras la intervención la estancia habitual en la clínica es de 3 a 4 horas, momento a partir del cual podrá ser dado de alta.

EL PRIMER DÍA:
• Es recomendable hacer reposo en cama o en el sofá, con la cabeza un poco levantada y con gasas frías sobre los párpados.

DURANTE LA PRIMERA SEMANA:
• La inflamación alrededor de los párpados irá disminuyendo progresivamente.
• Puede notar algo de picor, sensibilidad a la luz, ojo seco o sensible. Se le prescribirá un tratamiento para minimizar estas molestias.
• Pasados 6-7 días se le retirarán todos los puntos.

PASADA LA PRIMERA SEMANA:
• Podrá incorporarse de manera progresiva a su puesto de trabajo y actividad habitual.
• Podrá comenzar a utilizar maquillaje.

PASADO EL PRIMER MES:
• La mayor parte de la inflamación habrá desaparecido. Sin embargo, puede persistir un poco de edema malar (inflamación al nivel de los pómulos) durante uno o dos meses.
• Las molestias oculares habrán desaparecido y podrá ponerse sus lentes de contacto.
• Podrá iniciar ejercicio intenso.

Resultado

Esta intervención proporciona una gran mejoría de su mirada, dándole un aspecto más rejuvenecido, descansado y vivo.

Los resultados de la blefaroplastia duran muchos años. No obstante, hay que tener presente que su cara sigue evolucionando con el paso del tiempo. En cada momento se le indicará la mejor manera de preservar los resultados obtenidos inicialmente.

La blefaroplastia puede combinarse con otros tratamientos para potenciar y prolongar los resultados, como pueden ser lifting facial, la mesoterapia, los factores de crecimiento, los peelings, los rellenos o los tratamientos de arrugas de expresión con botox.